Cuando pensamos en un material con alta durabilidad, elegante, sobrio y natural indiscutiblemente pensamos en la piedra, este hermoso material de origen natural que resiste al paso del tiempo y aporta a los espacios su aspecto atemporal, puede utilizarse para revestir diferentes tipos de superficies verticales y/o horizontales y en espacios tanto interiores como exteriores.

Colección Roma Noorth | Milldue edition

La piedra destaca porque consigue combinar además de belleza, originalidad y resistencia, ha sido un material que a través de la historia se ha asociado a la calidad y la permanencia, podría decirse que en cualquier parte del mundo.

Colección Fukuoka | Piba Marmi

Uno de los aspectos que tiene más relevancia de la piedra es el hecho de encontrarse ya lista para ser usada, por este motivo su producción no consume energía, porque lo ha creado el paso del tiempo en la naturaleza. La energía la utilizaríamos únicamente para su posterior manipulación y colocación, pero no para producirla, este aspecto hace de la piedra un material más sostenible. Otro aspecto a tener en cuenta dentro de esta misma línea es la facilidad que tiene para reutilizarse, ya sea para nuevos usos o simplemente para rellenar las mismas canteras que ya han sido extraídas. Por último, dentro de la misma línea de respeto por el medio ambiente, la extracción de la piedra no produce agentes contaminantes, por estas razones podemos situarla dentro de los materiales sostenibles por no ser dañina para el medio ambiente.

Son muchos los tipos de roca que existen varían no solo según donde se han extraído, sino como se ha extraído, podemos encontrar piedras con una dureza mayor que otra, con aspectos más homogéneos que otras con más vetas, de colores claros pasando por una amplia gama de color llegando al negro absoluto. Dentro de los diferentes tipos de roca tenemos granitos, basalto, arenisca, caliza, dolomía y mármol entre otras, una gran variedad que cuenta con características propias de resistencia y aspecto.

Por ejemplo, sabemos que los granitos resaltan por su dureza, Los basaltos por su color oscuro uniforme, la arenisca por el contrario tiene tonos amarillos, rojizos, marrones y en ocasiones casi blancos, este tipo de roca tiende a utilizarse en mampostería, para fachadas y revestimiento de suelos y paredes, tiene una gran presencia mundial, es fácil de encontrar. La roca caliza por su lado presenta una variedad muy extensa de usos especialmente utilizada en fachadas puede y tiene una gran solidez y resistencia a las heladas como colores predominantes se encuentran los tonos amarillos, gris marrones, rojizos o blancos.

Si hay una tipología que destaca dentro de durable material es el mármol, el cual se abre un abanico de posibilidades estéticas llenas de expresividad y contundencia; la variedad de vetas y tonalidades en las cuales podemos encontrar el mármol, enriquecen los espacios y transmiten una fuerza difícil de conseguir con otros material. Si optamos por piezas como el ónix la exclusividad es evidente, si además lo iluminamos, conseguimos diferentes efectos durante el día en un mismo espacio, logrando una experiencia única y diferente en un mismo espacio según la hora del día.

La piedra es un material que además de contar con diferentes tipologías, tonalidades y vetas nos permite conseguir múltiples acabados en su parte más superficial, acabados como pulido, apomazado, abujardado, arenado, serrado, flameado o anticatto entre otros son texturas que transmiten al tacto desde la más exquisita suavidad, hasta la rugosidad más tosca.

Os animamos a colocarla en vuestros proyectos, ya sea revistiendo espacios o colocando piezas únicas que destaquen y personalicen la atmósfera de vuestros proyectos.