Diseñado por PMMT

Autores: Patricio Martínez, Maximià Torruella, Joana Cornudella.

“Propusimos hacer un cambio de zonas públicas, para poder conseguir un edifico que se orientara en todas sus alas interiores a norte y a sur, para obtener la mayor luz natural posible en las zonas de consulta y de uso de público, además propusimos un proyecto de urbanización para toda la parcela incluyendo el parque infantil y todas las zonas de espacios públicos, con lo que conseguimos organizar un poco ese trozo de ciudad dándole una nueva vida.”

Joana Cornudella

El solar se encuentra en el límite de Amposta, el edificio es un volumen rectangular y compacto, de PB+2, con una altura total de 10.65 metros, con fachadas que combinan el hormigón visto con obra de fábrica y celosía cerámica. Este Centro de Salud terminado en el 2018 con una superficie de 2337 m² se construyó en una zona anteriormente des-estructurada rodeada en un lado por vivienda y un parque infantil degradado y en el otro lado por una estación de autobuses y una zona comercial de grandes supermercados, sobre uno de los viales principales del municipio.

La propuesta de PMMT, consistió en hacer un cambio de zonas públicas, para poder conseguir un edifico que se orientara en todas sus alas interiores a norte y a sur, para tener la mayor luz natural posible para las zonas de consulta y de uso de público, proponiendo además un proyecto de urbanización para toda la parcela, incluyendo el parque infantil y todas las zonas de espacios públicos. De ese modo se consigue organizar ese trozo de ciudad y se aporta un espacio público revitalizado.

Dos patios centrales…

La distribución interior se organiza a partir de dos pasillos principales que recorren todo el edificio, a lo largo de ambos lados de dos patios centrales, hacia donde se encuentran las salas de espera . En el espacio entre pasillos se ubican los núcleos de comunicación vertical y los núcleos de baños. A ambos lados de los pasillos, a lo largo de la fachada se ubican las consultas y el resto de dependencias.

El Centro de Asistencia Primaria, está diseñado para facilitar los espacios interiores flexibles, gracias a la disposición de su estructura.

El centro buscaba integrarse con su entorno, y lo consigue gracias a la selección de los materiales de fachada, una combinación de obra vista y celosía cerámica de 20×20 , que da la versatilidad que se buscaba a la hora de diseñar el edificio. Se consigue generar una pieza singular de hormigón y obra vista, un rectángulo que se inserta en la ciudad, muy visible desde algunas de las vías principales, pero a la vez camuflado en su entorno, integrándose al resto del tejido urbano.

Para conseguir que el paciente se sintiera lo mejor acogido posible, se trabajaron las conexiones con la luz natural y con las ventilaciones naturales. Todas las consultas dan a norte y a sur en fachada y en la parte central los grandes patios, también tratados con cerámica obra vista y celosía, aporta luz a las zonas de salas de espera.

Se decidió la opción de la celosía cerámica para las fachadas porque conseguía servir de protección solar en la fachada sur, y proporcionaba privacidad en la fachada norte, a través del estudio de la incidencia de luz solar sobre cada una de las fachadas se propuso hacer un gradiente de densidades con la celosía conforme a la incidencia solar que recibían.

En las fachadas este y oeste se opta por hacer un degradado hacia planta baja, de mayor densidad de cerámica en las plantas superiores a menor densidad en la planta baja donde hay menos incidencia solar. En fachada norte se opta por dejar la superficie vidriada.

Con las celosías se generan a su vez filtros de visuales, que hacen que una persona que está sentada de un lado del patio no pueda ver a una persona que está en frente, del otro lado del patio, y que espera para otra consulta.

En la fachada principal se buscó generar combinaciones de lleno y vacío, de acuerdo con el espacio que había detrás. El lleno es un plano ciego de obra vista y el vacío son las celosías que se superponen con un desplazamiento en horizontal con esta parte ciega con lo que se genera un juego de huecos y llenos que le da más presencia a la fachada en el entorno. Finalmente también para darle ritmo a esta fachada se incluye un cambio de aparejo donde se aprecian unas grandes extensiones de obra vista, con unas cuantas hiladas a soga pero también una hilada a sardinel que le da un ritmo y una horizontalidad a estas fachadas rompiendo el gran plano. Es algo muy sutil que consigue dar ese ritmo a la fachada con las piezas que se intercalan.

“para conseguir que el paciente se sintiera lo más acogido posible, trabajamos mucho las conexiones con la luz natural y con las ventilaciones naturales”. 

Joana Cornudella