Diseñado por B720 Fermín Vázquez arquitectos

“La idea era crear un nuevo conjunto que propusiera un diálogo entre el colegio histórico y el del futuro.”

Ana Bassat

El inmueble de la escuela era el resultado de una serie de edificaciones provisionales alrededor de dos villas de principios del siglo XX. – 

«Tras un cuidadoso análisis de todas las opciones de intervención posibles planteamos crear un nuevo edificio, eficiente, representativo e impecablemente funcional, manteniendo una de las villas preexistentes, ya que el estado de conservación de la otra era mucho peor. El Lycée Français se ha mantenido fiel a su memoria y su alma a la hora de proyectarse al futuro; conseguimos respetar su esencia y cumplir los objetivos de tiempo, dinero, construcción y materialización, obteniendo un buen resultado.”

“El proyecto se nos presentó desde un principio con un enorme reto a afrontar: compaginar la continuidad de la actividad escolar de los niños con el proceso de obras. Además, un factor constructivo casi obligatorio fue que todo fuera construido en seco, de forma limpia y lo más rápido posible evitando al máximo factores como polvo o ruido, entre otros, que interrumpieran la enseñanza habitual de los alumnos, por ello el control solar fue una de las grandes cuestiones a tener en cuenta.»

«En cuanto a la elección de materiales, en todo momento priorizamos aquellos que nos permitieran seguir adelante con el proceso de construcción a través de una opción medioambientalmente responsable, válida y efectiva sin dejar de lado los parámetros de seguridad y eficiencia necesarios.”

La posición, orientación y separación del envolvente de lamas verticales que recorren todo el perímetro del edificio se estudió para proporcionar una protección solar óptima, y altamente eficiente en su comportamiento medioambiental, térmico y de durabilidad. El juego cromático y de proporciones es el resultado de un fructífero y continuo diálogo con el cliente que desde el inicio deseaba incluir el color en el proyecto.

«El Lycée Français se ha mantenido fiel a su memoria y su alma a la hora de proyectarse al futuro; conseguimos respetar su esencia y cumplir los objetivos de tiempo, dinero, construcción y materialización, obteniendo un buen resultado.”

Fermín Vázquez