Isabel López y Jordi García

“Abordamos cada proyecto teniendo muy en cuenta la pertenencia al lugar. No puedes abordar un proyecto de la misma manera si está en un edificio modernista o en un edificio racionalista, por eso intentamos dar respuesta a cada proyecto teniendo muy en cuenta su entorno y también conociendo muy bien las necesidades del objeto del proyecto.”

Isabel López Vilalta

Hemos tenido el placer de compartir unas horas en el estudio de Isabel López Vilalta y su equipo, viendo como la complicidad y la generosidad entre todos, facilita y complementa el intercambio fluido de conocimiento en el estudio, donde la pasión por lo que hacen es el punto común.
Queremos empezar la entrevista preguntando sobre aquello que os define e identifica vuestra manera de abordar los proyectos de interiorismo?

“Intentamos adaptarnos a cada proyecto y a cada cliente intentando resolver el problema de la manera que creemos que es mejor. Abordamos cada proyecto teniendo muy en cuenta la pertenencia al lugar.
No puedes abordar un proyecto de la misma manera si está en un edificio modernista o en un edificio racionalista, por eso intentamos dar respuesta a cada proyecto teniendo muy en cuenta su entorno y también conociendo muy bien las necesidades del objeto del proyecto. Somos muy conscientes de a quién se dirige cada proyecto. El SENSE OF PLACE sería el concepto que podría definir nuestra manera de hacer para resolver lo que nos plantea cada uno de nuestros clientes.”

¿Podrías agregar algún aspecto que es de gran importancia en vuestra manera de trabajar?

“Un aspecto muy importante es la materialidad en todos los proyectos. A mí siempre me han gustado mucho los materiales y al equipo le gusta experimentar con ellos, los materiales son precisamente los que dan expresividad al proyecto. También surgen las ganas de probar un material nuevo, una nueva tecnología, una nueva manera de hacer, o incluso utilizar una tecnología antigua o un proceso tradicional con un material nuevo. Ahora estamos en un proyecto que consiste en la rehabilitación de un edificio emblemático y estamos investigando como se hacía el barro antiguamente, como se aplicaban las pinturas, que tipo de pinturas, con que silicatos, con qué tipos de herramientas. También estamos escogiendo el mobiliario. Estamos buscando mobiliario tradicional mallorquín, catalán o español. Es un trabajo de investigación donde nosotros tenemos la responsabilidad de que transmita la rehabilitación hecha en el siglo XXI de un edificio del siglo XVIII.»

¿Siempre le dais mucha importancia al cliente, podrías hablarnos de la relación con el cliente, ¿cómo es este proceso en vuestro estudio?

“Los materiales son precisamente los que dan expresividad al proyecto.»

Isabel López Vilalta

“Nuestro trabajo es un trabajo en equipo, que va desde la elección del material, el proveedor que nos ayuda, hasta el propio equipo, pero luego un elemento importantísimo es el cliente o la propiedad. El cliente es por quien empezamos a hacer ese proyecto y cuanto mejor es la relación, mejor es el resultado del proyecto. Las relaciones pueden ser muy diversas, puede ser una confianza plena, puede ser un respeto absoluto, o puede ser una convivencia absoluta entre cliente y nosotros. En el fondo, a lo largo de los años se van manteniendo relaciones humanas estrechas e intensas con cada uno de nuestros clientes. Creo que es muy importante la empatía personal e incluso intelectual de cómo abordar el proyecto. Hay que ser versátiles para entender aquello que quieren hacer, meternos muy en su piel. Eso es algo que nos gusta hacer y espero que lo hagamos bien.»

En vuestro estudio se asume con gran responsabilidad el proyecto, pero por otro lado os preocupa cuidar el presupuesto del cliente, ¿es así, cómo lo conseguís?

“Procuramos mantener los presupuestos. En general, si desde el principio se hace caso a lo que hemos valorado, y no se hacen cambios que no estaban contemplados desde el principio, el presupuesto se mantiene. Por nuestra parte el presupuesto se mantiene fiel al proyecto. En general es el cliente el que introduce cambios. En proyectos de hostelería todos los agentes participantes acostumbran a ser muy conscientes de que no se admiten variaciones; por lo que procuramos definir exactamente todos los detalles para no generar desviaciones de presupuesto. Creo que somos un equipo profesional y que lo que hacemos es resolver problemas a través de las herramientas como son los materiales y la configuración de espacios.»

¿Ahora podrías hablarnos un poco más sobre tu equipo, cómo se estructura vuestro estudio, como te complementas tu con tu equipo, que rol asume cada uno?

“Lo que queremos es que tener un equipo muy profesional, eficaz, bueno y talentoso en cada una de las fases de proyecto. Es como estamos trabajando ahora y va fenomenal.”

Isabel López Vilalta

«Últimamente hemos decidido cambiar la estructura de cómo funcionamos porque yo ya estoy pensando en mi salida profesional. Tengo un equipo joven en el que confío plenamente y mi deseo sería que ellos fueran los que cogieran el testigo en no mucho tiempo. Ahora, aunque yo estoy en todos lados, hay un equipo que lleva los anteproyectos, otro equipo que lleva el proyecto de ejecución y otra parte es la dirección de obra. Lo que queremos es tener un equipo muy profesional, eficaz, bueno y talentoso en cada una de las fases de proyecto. Es como estamos trabajando ahora y va fenomenal.»

¿Qué proyecto ha marcado un punto de inflexión importante o te sientes especialmente orgullosa?

«En general me siento muy orgullosa de todos los proyectos que hemos realizado en el despacho. Somos un equipo muy autocrítico y eso siempre nos sirve para próximos proyectos, para no repetir errores. En general siempre luchamos por conseguir lo mejor y nos sentimos muy orgullosos de todos los proyectos. Ahora me viene a la cabeza el Celler de Can Roca, creo que es un excelente proyecto que ha tenido mucho reconocimiento y haber participado me hace sentir muy orgullosa. Recuerdo el restaurante japonés que hicimos para el grupo Tragaluz hace muchos años. Ese fue un proyecto que marcó un antes y un después en nuestra manera de hacer donde hubo pocas imposiciones por parte del cliente. Ahora mismo podría mencionar proyectos como Frigicoll, hecho en Madrid como Barcelona, que incluye las sedes, el showroom y las oficinas de alta dirección. Es un proyecto muy relevante porque hacer un showroom de neveras, hornos, microondas y aparatos frigoríficos de camiones no es nada fácil. Hay que buscar una estrategia común que a la vez sirva para unificar cosas tan diferentes y creo que lo hemos conseguido. Este proyecto ha hecho que la empresa coja una directriz importantísima. La tercera generación ha tomado una gran importancia en este proyecto justamente para conseguir ese lanzamiento de la nueva era de esta empresa.»

¿Cómo afrontais los proyecto que tenéis fuera de Barcelona?

«Para todos los proyectos que tenemos fuera el teletrabajo es fundamental. Nos ha ido muy bien porque mantenemos reuniones, y por descontado, toda la documentación vía correo electrónico facilita mucho que el trabajo no sea sólo local, sino internacional. Tenemos la suerte de trabajar con equipos maravillosos fuera con los que conectamos muy bien y esto también facilita las cosas. En el proceso de obra hacemos visitas frecuentes para conseguir que el resultado sea el esperado.”

¿Nos gustaría que nos hablaras sobre vuestro proceso de materialización de los proyectos?

«Cuando nos llaman para ver un posible proyecto, siempre que sea posible, nos desplazamos para verlo. Una vez allí, tengo la sensación de que las palabras que me van contando los clientes se van convirtiendo en formas, con lo cual, mientras nos enseñan las instalaciones y el lugar, estamos viendo algo y a la vez le estamos dando forma al proyecto. Cuando llegamos al despacho, o incluso en el mismo avión de regreso, hacemos un pequeño croquis y anotaciones, y tenemos un BRAIN STORMING.
Una vez ya empezamos a trabajar en el proyecto hacemos un sketch y de alguna manera a partir de la primera visita y reunión ya sabemos si aquello va a ser pétreo, o más bien blando, si va a ser duro, frío o cálido y es a partir de este punto cuando acabamos escogiendo los materiales. También ha pasado algunas veces que nos ha llegado un material que nos ha gustado mucho y eso ha sido la excusa para resolver un proyecto. Los materiales son muy sugerentes para resolver un proyecto.
Trabajamos en equipo para escoger los materiales, la selección de materiales sale de una manera natural y espontánea. Antes esta selección la hacía más sola porque me parecía que era más eficaz, pero ahora me parece más placentero compartir el viaje con alguien del equipo y además le damos vueltas en nuestras conversaciones y se va estableciendo un proceso de trabajo. Somos un poco obsesivos y nuestro trabajo es más una vocación que una profesión. Vamos sumando en el proceso y esto también nos pasa en el selección de materiales. Siempre he intentado que nadie sea propietario de las ideas, trabajamos con un objetivo común que es conseguir algo extraordinario, y a veces lo conseguimos más y, a veces menos. Las ideas del equipo son del proyecto y para el proyecto. Al trabajar con mucha generosidad el resultado es bueno y además nos lo pasamos muy bien.»

Ya para terminar, ¿cómo te ves de aquí a cinco años? ¿cómo vez el futuro del estudio?

«Me haría mucha ilusión continuar con el equipo que estoy en estos momentos, es un equipo con el que me encuentro muy a gusto, además conectamos muy bien y nos divertimos. Me encantaría que ellos fueran los herederos, por decirlo de alguna manera, del despacho. Ahora tienen una edad que dentro de diez años los pillará la crisis de los cuarenta y tendrán ganas de coger y seguir con este despacho por cuarenta años más, eso es lo que me gustaría mí. Ahora estamos cogiendo personas para poder montar un equipo que funcione muy bien y que estemos juntos durante los próximos cinco años de una manera intensa. Los siguientes cinco yo me relajaré un poco más y en diez años yo desaparezco de aquí, me jubilo y me dedico a hacer otras cosas. Esa sería mi ilusión y creo que es posible.»

Respiramos en esta entrevista mucha generosidad, con nosotros y especialmente entre el equipo, una agradable sensación de trabajo hecho con amor y profesionalidad. Quedamos encantados de disfrutar de unas horas con todo el equipo de Isabel López Vilalta Asociados, con ganas de volver!